martes, 12 de diciembre de 2006

No existe.

Al hombre de la túnica blanca, se le vé la etiqueta de “made in china”. La cadena de montaje, los hizo a todos hermanos iguales y semejantes. No se le ven los pies, lleva unas nikes, para poder correr por encima del agua, sin mojarse. Como si se elevara milagrosamente. Es el inspector gachet del desierto. Derramaba gachas para su pueblo desde el helicóptero de Tulipán. Siempre y cuando estuviera toda la prensa delante, por aquello de la publicidad. Ya sabes . La mejor campaña de marketing desbancando a la del Corte Inglés. En Etiopía no lanza gachas. Por que allí no necesitan la televisión para retransmitir su obra benéfica. Prefieren morirse. De risa. Los niños tienen las tripitas hinchadas de risa. ¿De qué si no?.Están demasiado ocupados espantando moscas. Mientras tanto, su retrato y el de toda su familia sigue saliendo en el oro del cuello de los que se flagelan en su nombre, apartando la cabeza cuando un indigente les pide pan duro para comer. Al hombre de la túnica blanca lo buscan de un psiquiátrico. Dice que se llama Dios. Pero no existe una partida de nacimiento con ese nombre. El hombre de la túnica blanca no existe.

No hay comentarios: