miércoles, 13 de septiembre de 2017

cajas de colores



No he guardado nada que no me haga feliz, o eso creo. Todavía me queda despedirme de recuerdos. La verdad es que la idea de ver reducido mi volumen de " todo " a una cuarta parte me hace sentirme bien, porque ahora puedo controlar mejor todo mi orden. 40 años ya, y casi 20 mudanzas...y las que me quedan. Pienso en Buda y sus frases repetidas en redes sociales, en naranjas colocadas en pirámide en una frutería, y en una brújula imantada que tiembla de miedo sin rumbo.  Pienso en ti, en mi, en los resaltos que nos zampábamos con la moto este verano, y en el salto que di de alegría cuando pude volver a abrazarte después de tanto tiempo.
Té soluble en agua fría, cajas de colores, mas marrón que negro a mi alrededor y otro viaje sola.  Me imagino paseando por el parque en ropa deportiva, en que cada vez me siento mejor con menos y en que ahora tengo que dejar de pensar un poco y dejar que todo fluya.
Sólo puedo escribir lo que no puedo sentir, ni nombrar : Vértigo.




domingo, 28 de mayo de 2017

Maché




Los duelos por mal de amores, acompañados de estrés emocional demasiado tiempo, te dejan las defensas en el sótano de una película de terror, sin bombilla oscilante.

Ahora mismo no sé si me duele mas tu ausencia o el oído izquierdo, quizás mi cuerpo se ha fraccionado como en un cuadro de Picasso, arrastrado por el derrumbe de la torre de madera Jenga de mis ilusiones y sueños a punto de cumplirse. 

 Mi alma, es un pulpo con puntos de sutura dolorosos en los tentáculos, intentado jugar al twister, guardando en silencio su daltonismo para evitar burlas otra vez en el patio del colegio. 

Necesito sol, paracetamol, y rezar a algún santo para que los días de viento  se vuelvan albóndigas suecas para mi, sin diccionario,sin mirarnos como rivales, porque estoy a dieta.

Garganta y oídos inflamados. Destemplanza, sudores fríos en la madrugada, y me duelen los tres. Murphy, lo nuestro es imposible, no me gustan las leyes ni los juzgados en una relación.

Yogures desnatados congelados, mis auriculares, el disco nuevo de Lori Meyers, bañarme en el mar, andar descalza... Me han traído flores de papel maché y una palmera esperando a que me recupere. Nos hemos reído todos, con el chiste de la planta para la plantá. Mi humor está en Barbecho porque no puedo dormir apenas, y la siguiente palmera va a ser de chocolate. Con foto incluida de dientes marrones. Sonriendo.

Ya te diré yo, donde la planto. 

No te enamores jamas de una escritora con letras enredadas en los tobillos y en los dedos, adicta al olor de las páginas de un libro, que hasta con fiebre necesita escribir porque sabe que hacerlo, le da la vida. 

Escritora por devoción, Escribiente de profesión.

Febril entre musas del olvido, pero diosas inspiradoras al fin y al cabo que revolotean y juegan risueñas al escondite, en el laberinto de los surcos de mi cerebro. 









sábado, 27 de mayo de 2017

Zero




No puedo esperar algo que no va a llegar. 
No es justo, ni para mi alma, ni para mi corazón encogido, ni para mi dolor.
Ahora es cuando empiezo a creer que todo esto es cierto, que se acabó y que debo continuar sola por mucho que siga llorando. 
Recuerdo el cuento del lobo, cuando llegó por sorpresa del niño incordio, pero en mi caso en vez de ovejas, ha arrasado con todas mis ilusiones.
Ahora es zona Zero.
Aceptar y seguir, colgar los guantes rojos de boxeo.
Desde antes de nacer hasta hoy. 
He perdido tanto que ya no tengo ganas de seguir extraviando amor.

sábado, 20 de mayo de 2017

El muelle.



No te pediré nada que yo no pueda darte, necesito la paz de un amor sano, que colme de serenidad mi corazón. Necesito que compartas mi piel cuando sufro, y que recuerdes cuando yo auxilié tus heridas. Desterremos el miedo, las dudas, el rencor, el orgullo donde la memoria ya no puede abrir los ojos. Necesito que sólo suspiren en tu alma, los momentos felices. Nada mas importa ya, en este muelle abarrotado donde partimos en barcos diferentes, donde mi sol alumbra tu noche, y donde nace y muere al mismo tiempo el mirar atrás con los ojos llorosos en la última despedida.



domingo, 14 de mayo de 2017

Hoy no.





No, hoy no voy a llorar, ni voy a brindar, ni quiero recordar porque no puedo hacerlo sin que me duela. Solo puedo pasar un ligero pestañeo de mi memoria por encima de una caja de bombones derretidos, de un oso de peluche que me mira en silencio, sin entender nada. Y yo le devuelvo la mirada, suspiro y le digo telepáticamente que yo tampoco. Que cuando tocó, que me sostuviera a mi, me soltó de las manos. Que no queda otra, que intentar no pensar y seguir. No, no quiero llorar, aunque me ahogue a ratos y me diga que es por mi misma, pero que con el tiempo, lo entenderé. Ahora tengo que ser fuerte, volver a asumir que sólo me tengo a mi misma, y a seguir caminando.

jueves, 11 de mayo de 2017

Jamás

No te enamores de alguien como yo.

Jamás podrás quitarte mis acentos del recuerdo.

Se clavan en la conciencia, 
erizo que gira en demencia,
hace bola y no deja de rodar. 

Se cree un satélite, que alumbra un mar
Imaginando que mis paréntesis, 
son mi sonrisa sin parar de brillar.

No te enamores de alguien como yo,
Escritora, escribiente, elocuente, 
Hendida en la profundidad de tu mente. 

Nunca te enamores de alguien como yo,
forjada de tinta indeleble, 
cicatrices de puntos finales,
que blande la espada de la prosa con la destreza 
habilidosa para reírse de la tristeza

Porque nunca volverás a ver las letras igual.

lunes, 8 de mayo de 2017

Lunes feo



Hoy es el lunes feo.
El lunes de echar de menos.
El lunes de ducharme sola y acordarme de ti.
El dia de escuchar "sweet child of mine", y sonreir. 
El lunes de conectar el piloto automático al corazón y lloviznar a ratos. 
Como cualquier maldito lunes de primavera.