jueves, 21 de junio de 2007

Sábanas revueltas

Cuando tu aliento corta mi angustia, soy feliz mi amor. Cuando me estrechas contra tu pecho, fuerte tan fuerte, que incluso los cuerpos nos estorban para poder amarnos. Como el rocío al amanecer cuando añoro tu calor. Y tengo miedo de despertar de este sueño y volver a despertar en esta pesadilla, si esto es un sueño, a tu lado, no permitas que abra mis ojos. Prefiero tenerlos cerrados para seguir recordando el verde de los tuyos. Quédate a mi lado esta noche, quiero dormir contigo y que tu cepillo de dientes se roce con el mío en el vaso del baño. Girarme de noche y besarte en el brazo. Que las sábanas me recuerden a ti cuando mañana despiertes para hacerme el desayuno, y volver a besar mis sonrisas. Que mi piel se estremezca con el roce de tus labios, dibujando un arcoiris en mi cara cuando me abrazas por la espalda, y me besas y me dices que me quieres…Por todo lo que luchas por mí, por aparecer mi vida cuando no tenía esperanzas de nada, por viajar a mi lado, por tu piel cuando huele a mi perfume... Por no parar de besarme, y por no desistir en lo nuestro. Por todo lo que me das y por todo lo que me queda darte, por las sábanas revueltas que son testigo de nuestro amor.

14 comentarios:

»€mß®û« dijo...

Niña que bonito... me siento identificada, ojalá nos duren las mariposas, o al menos cuando se vayan nos dejen bonitos recuerdos sin rompernos el alma en dos.
Joer, que dramática jajajaaj
Un besazo guapísima!!!

el angel de las mil violetas dijo...

claudia:
Muvhas gracias niña, y que nos duren las mariposas mucho mucho tiempo! Besitos princesa!

YeYe dijo...

Uyyyyyyy....alguien está muy enamoradaaaaaa......y ha pasado la noche/s con unos ojos verdesssssss.....

jajajajajajajaa.......esas mariposillas....peligro, peligro......o mejor dicho polvo, polvo!!!!!!

Un beso preciosa!!!!

el angel de las mil violetas dijo...

Yeye:
Jejejejejejeje, hablando del rey de Roma, por el blog se me asoma.... jejejejeej, yeye ! polvo polvo! un besoo!

Itoitz dijo...

Las sabanas abrazan nuestros sueños, nuestras pasiones, nuestras lagrimas...
Son testigos omnipresentes de nuestros avatares...
Abrazos!

El Ratón Caramelón dijo...

Me encanta despertar y encontrar las sabanas revueltas después de una noche de compartirlo todo con la otra persona.

Besos.

Jaav dijo...

Ayyy! Qué recuerdos más agradables. Lástima que sólo sean eso, recuerdos.

Besos desde Granada.

el angel de las mil violetas dijo...

itoitz:
Son testigos de mas cosas que de las que imaginamos..Besos!

el angel de las mil violetas dijo...

el raton caramelón:
Pues sí, y sobre todo cuando antes se ha producido una reconciliación de la que hablabas en tu blog...jejej
Besos!

el angel de las mil violetas dijo...

jaav:
Javi, ya veras como cuando menos te lo esperes que vuelve a ser parte de tu vida y de todas tus noches...Besos!

Nekane dijo...

Sábanas, jóvenes inexpertas, deseosas de sabiduría. Necesitadas de olor, calor, sudor, alientos, gemidos, llantos, fluidos, arrugas...
Sábanas cómplices y cotillas, sábanas mimosas y recogidas, sábanas que abrigan y cobijan, sábanas que estorban y caen retorcidas, sábanas de noche y de día...

Emociona tu lectura.
Un beso y muchas gracias por tu compañía.

el angel de las mil violetas dijo...

nekane:
Mi lectura no se, pero pedazo de comentario! BESOS!

ainar dijo...

:)

el angel de las mil violetas dijo...

;)