domingo, 25 de noviembre de 2007

Fuerza, amor y razón.

¿De qué me sirve colarme en tus sueños, asomarme en tus ojos a cada lágrima,

y verme reflejada en tus letras si ya no existe nada de la tempestad que nos separó? Ni tu ni yo volveremos jamás a ser los mismos después de lo que nos sucedió y realmente es una fortuna que así sea porque esas dos personas se amaban en la distancia sufriendo cada uno por su lado haciéndose mas daño aún. Las de ahora han entendido todo con el tiempo y han luchado tanto el uno por el otro recordando solo los buenos momentos demostrando así que son capaces de amarse por encima de todo. Ya no existe el miedo, sólo fuerza, amor y razón. ¿Por qué no vienes y me abrazas de una vez?

16 comentarios:

Rubén dijo...

Muy a menudo, si queremos ver qué hay al otro lado de un muro, necesitamos derribar ese muro. Ahora se ve todo más claro (o debería verse).

Gracias por tu visita, que siempre es un placer. Evidentemente, con aquella mi última frase yo no hacía sino burla de la sensación que con frecuencia nos queda tras haber realizado un esfuerzo baldío (y ya no sólo hablo de amor). El amor es lo más bello que hay... lástima que sea tan difícil de llevar.

fernando dijo...

Si el amor es lo que todos aspiramos y deseamos, por qué le ponemos tantas pegas y zancadillas ?

besos

el angel de las mil violetas dijo...

Porque todo lo hacemos mas difícil, tenemos muy arraigado el sentimiento de culpa, y nos gusta sufrir innecesariamente y auto compadecernos...Nos volvemos exigentes,tiranos, y queremos que nos amen de la misma manera y en el mismo instante que nosotros,y tenemos miedo,celos y malqueremos, y si nos malquieren nos defendemos, y pillamos coraje y arremetemos con rabia, y nos volvemos orgullosos, y soberbios, y lo confundimos con la dignidad..y la relación se convierte en una batalla campal en la que ambos salen heridos, en vez de una conversación infinita y un abrazo eterno, y olvidamos que realmente debemos de filtrar todos estos malos sentimientos y quedarnos con el amor, mas puro y mas esencial. El que no juzga, ni hiere, sólo ama, por encima del bien y del mal.
Si te quedaran dos meses de vida y estuvieras separado de la persona que amas, como actuarías? Seguro que de esta manera.
Recuerdo que alguien muy especial me dijo una vez, que el amor en pareja los dos primeros años son de sexo continuo, que el amor de verdad es superar la muerte de un hijo...y cuanta razón tienes, que no olvidaré jamás esta frase.
El amor de verdad supera todas estas piedras en el camino...De esa manera amaremos libres de malos sentimientos.
Un beso.
MªAngeles

zanzara dijo...

La soberbia y el orgullo están espiando, no les gusta que seamos felices, que amemos con entrega, que amemos sin esperar nada y entregándolo todo. Sólo dándoles la espalda definitivamente podremos amar de verdad.

Muchas gracias por tu visita.

Un beso!

La interrogación dijo...

El amor de verdad supongo que será superar todas las adversidades que se presentan en la vida.
Es muy fácil atacar al otro para mitigar el dolor pero ese es el mayor error, hay que refugiarse en el otro.

Un beso

Arcángel Mirón dijo...

En estos momentos, sólo queda recordar y mirar hacia adelante.

celebrador dijo...

Ole, ole, abrazos, abrazos, me encantan los abrazos

Angel dijo...

el amor ese incomprendido....

Raúl dijo...

Quizás (y sin quizás) sea mejor que ya no sean los mismos, y mucho mejor aún que no haya nada de las tempestades que los separaron. Eso, unido al sentimiento (que no muere de un día para otro) es lo que alienta nuevos descubrimientos a partir de nuevos abrazos.
Te auguro un abrazo dulce de quien buscas (aunque quizás él, aún no lo sepa)

Rodavlas dijo...

Que bonito... mmm...

Adivina que hice ayer por la tarde para merendar....


TRUFAS¡¡¡ jejeje... Espero que algún día las pruebes... Saludos¡

Nosotras mismas dijo...

Fuerza, es casi todo lo que necesitamos.

Saludos.

txe dijo...

y después la calma... o no?

ainar dijo...

¡La Emperatriz que se ha perdido Roma! ;P.

Gubia dijo...

Hay que seguir,caminar y recordar lo bueno del camino, no los tropezones.Un abrazo

Oski dijo...

La distancia tiene éstas cosas, dos pasitos hacia delante y tres hacia atrás.

Lo bueno de todo es que se llegan a entender muchas cosas, lo malo es que quizás lo que se entienda no sea todo lo que se podría soñar.

Pero es ley de vida, avanzar sin detenerse y aprender de los baches del camino. El amor siempre lo puede todo, incluso la distancia.

Un placer visitar tu blog por primera vez. Un saludo

Vanessa dijo...

Esperame...Voy