martes, 5 de mayo de 2009

Mamás

Apenas levantan un metro del suelo, pero esas pequeñas personitas, de mirada inocente y abierta al mundo, me siguen dejando sin respiración con una amplia sonrisa en los labios.
Todas mis amigas son madres o están a punto de serlo, gracias a todas por esas criaturitas que saltan a mi alrededor y que me hacen sentirme bien, por el olor a ilusión y curiosidad que desprenden, por esos ojos grandes y puros y por hacer florecer tanto en mi entorno.
Fuí mamá en segundo plano, cuando ayude a crecer a mi hermana. Hoy por hoy es mi pequeño gran amor y he conseguido que sea mejor que yo. Me siento tan satisfecha de haber sido partícipe en su camino que gracias a ella y a todas vosotras que dais lecciones de amor a diario, no me queda mas que agradeceros vuestra infatigable entrega.
No existe mejo ofrenda al amor que poder tener el enorme privilegio, de dar vida. Ojalá que llegado el momento, el destino me permita ser una de vosotras. Felicidades a todas por serlo.

8 comentarios:

J.Carlos dijo...

Te entiendo, yo por cuestiones físicas no he podido ser padre, y es quizás la gran frustración de mi vida, pero bueno, no se puede tener todo.
En tu caso no te preocupes, estoy seguro que las violetas florecerán, y no lo podrán hacer en un sitio mejor.
Todo llega.
Saludos

el angel de las mil violetas dijo...

Ojalá sea así...Gracias y muchos besos J.Carlos.

Belén dijo...

Te llama la hormona guapa!

Besicos

Raúl dijo...

Te llegará, no lo dudes.
Bien sabes la devoción que profeso hacia un pequeño que se acerca, inexorablemente, a sus siete años.
Y cuando llegue, nos lo contarás a todos los "tíos virtuales" para que podamos vibrar con cada latido vuestro.
Mil besos... uno por cada violeta.

Bohemia dijo...

que lindas y generosas son tus palabras...

Un beso

yaves dijo...

que bonito, espero algun día ser una buena :-)

bessetes

mucho_que_contar dijo...

En mi experiencia, afirmo que sólo hay una cosa más grande que la explosión del nacimiento de una vida nueva: Ayudarla a crecer. No creo equivocarme en afirmar que cuando alguien es madre (o padre) la vida gira en torno a otro individuo que te conquista sin remedio y sin límites, dejando a la propia vida a un lado y dedicando todos los esfuerzos a que esa nueva vida sea mucho mejor que la propia vida individual. Ver su sonrisa, su carita de sorpresa al descubrir algo nuevo... ¿Puede haber algo más grande?

Enhorabuena.

Adolfo Payés dijo...

Saludos me ha gustado mucho tu blog tus escritos esta magníficos..

te sigo... para poder leerte con mas frecuencia y enlazo tu blog al mio para aparecer por aquí..


un gusto

saludos fraternos
un abrazo

que tengas un buen fin de semana