jueves, 6 de agosto de 2009

Rojo y ámbar

Tengo recuerdos fosilizados de un vestido blanco y de un velo, que nacía casi del mismo sitio desde donde me disparó su cobardía. Tan difusos que apenas puedo pasar mi mente por encima rozándolos en su sueño eterno. Lo importante es que no duele. Cicatrizó adecuadamente. Jamás lo imaginé pero el rojo sangre combina bien con el blanco roto. Ya no duele por que ni siquiera puedo recordarlo bien. Es lo mejor que puede pasar. Una y mil veces volvería a vestirme de novia. Aunque la luz violácea en la oscuridad delate gotitas encarnadas de sufrimiento en mi pasado. Lo importante es que la observo sin dolor y la admiro de esta forma. Difuminada, en rojo y ámbar.

(Pido una reflexión por todas las víctimas de la violencia de género, y por todas aquellas que no han podido salir adelante solas, ya que sus vidas han sigo sesgadas a manos de desalmados cobardes , teniendo menos suerte que yo. Para todas ellas, las que empiezan a quererse, a respetarse a sí mismas y aprendiendo a decir No, un abrazo y mucha valentía con todo mi amor)

12 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Solidarios mis deseos ante la violencia de genero que cese de una p... vez, basta de tanto martirio..

Muy sentida tu entrada
Un abrazo con cariño y solidario..
Saludos fraternos

Belén dijo...

Me alegro tanto que todo cicatrizara...

Y lo que hablamos... que sobrevives a cosas, eso es bueno!

Besicos

yaves dijo...

Me sumo al momento de reflexión por tanto desalmado que anda suelto y digo que me ha gustado mucho la entrada...y que deberías de sentirte orgullosa de querer volver a vestirte de blanco (lo dice la qno le gustan nada las bodas jj)

muchos bessitos

mil violetas dijo...

Adolfo Payés:

Mientras sigan habiendo hombres cobardes, seguirá la violencia de género en este planeta. Mientras madres machistas sigan criando niñatos, seguiremos todos siendo víctimas de esta lacra.

Besos.

mil violetas dijo...

Belén,

Yo también me alegro, eran fases necesarias y se suceden como las estaciones del año.

Uff,vienen una detras de otra, pero sobreviniendo a los chaparrones. Siempre sale el sol.

Besos

mil violetas dijo...

yaves,
Si,si que lo no tengo ningun problema, sino orgullo de mostrarme en una foto asi.

Jjejejeje, tienes razón! Esto de verme en el compromiso de tener que ir a una boda, del regalo, de los tacones que duelen, del vestido que me compro, es que me parece un gasto frente a una celebracion con invitados y familia hipócrita, asi que como siempre he preferido pasar desapercibida, un par de bodas a las que fui obligada por mi ex y entre mi divorcio, creo que le coji mania a las bodas.

Besos!

Anónimo dijo...

Me ha impactado la foto y el vestido no se vé pero no importa. De blanco, de negro, después de una guerra de pellizcos en la cama, o recién despierta siempre estarás preciosa.

Javi.

mil violetas dijo...

Javi,

:)


un beso.

AdR dijo...

Llegan hondo, tus palabras.

Yo siento decirlo así pero... me gusta ser claro:
de hijos de puta está lleno el mundo.

Besitos

Leyre dijo...

que detalle lo de la reflexión, estoy contigo, el mundo va a peor.
Preciosa la entrada de hoy.
Besitos cielo

mil violetas dijo...

AdR,

Nunca mejor dicho, y lo que más fastidia es que son niñatos cobardes disfrazados de hombres, que crecen viendo chuléria y malos modos, reproducendo lo vivido, y no hablo de palizas no hace falta, lo que mas duele es la presion psicológica de ser
la pareja de un hijo de puta cobarde malcriado por su madre, que intenta dominar y chantejear emocionalmente a su pareja.

Uno detras de otro me los he encontrado y son una plaga.

Mientras sigamos siendo madres permisivas, seguiremos pariendo y criando verdaderos hijos de puta.

Un beso.

mil violetas dijo...

Leyre,

Va a peor, lo que debemos de hacer es dejar de victimizar a nuestros hijos y meterlos dentro de una burbuja de caprichos. Si no saben lo que cuesta conseguir las cosas, no le pondran precio a nada.

Besos.