viernes, 22 de marzo de 2013

Casi despierta

Existen personas que viven con un solo riñón, o con un solo pulmón. Yo podré seguir con el trozo de corazón que me falta, el que se quedó mutilado por el bisturí de la alarma de un despertador maquiavélico que me desperto de un sueño precioso. Jamás soñé casi despierta de una manera tan factible, todavía recuerdo el último beso que nos dimos cuando al despertar sentía que era tan real, que si me hubiera dormido con la ventana abierta podría haber jurado que eras tú. Ya nada es como antes, ya nada suena igual si tu no estás. Jamás te voy a reconocer que te sueño sin quererlo, que te añoro y que te detesto al mismo tiempo, y que mi sonrisa no está pintada en clave de sol. No me toques, no me mires, no te acerques a mi, necesito olvidarte y seguir sobreviviendo en este mundo de corazones pisoteados. Organos maltrechos por la guerra de amantes que ahora son enemigos.

No hay comentarios: