lunes, 10 de junio de 2013

Cuarenta de Mayo

Si de Algo puedo alegrarme que mitige este blanco tan extraño de un verano inusual que no llega, es de que tengo el pijama puesto aún, y para seguir estudiando las oposiciones, es posible que el tiempo playero me venga hasta mejor, para distraerme menos. Mentira, es imposible que me distraiga mas de lo que hago, porque tengo mil millones de excusas para que se me vaya el santo al cielo en vez de al temario.
Empieza una nueva semana, es lunes y he podido despertarme bien a la primera. Me merezco un premio, asi que como tal, creo que voy a acostarme de nuevo...
Anoche me senti genial, las voces en el coro van creando una armonía muy chula, y si seguimos asi pisaremos escenario pronto. A lo mejor no os lo he contado, pero estoy recibiendo clases de canto de una profesora que canta jazz, blues y muchísimos estilos mas que me encantan. En cuanto tengamos algo mas cerrado, lo subiré por aqui.
Ya hemos pasado la barrera del famoso refrán que te refieren cada vez que te resfrias por haberme vestido mas fresca de la cuenta, y no se si guardar los chaquetones... o dejarlos a mano. Lo que si tengo claro es que las chaquetas se quedan a la vista.
Intento sentirme mejor y estabilizarme interiormente. Ser fuerte y pensar que ahora mismo estoy haciendo lo que quise desde hace años, prepararme unas oposiciones y seguir cantando. Me siento bien, empiezo a sentirme bien.