viernes, 26 de diciembre de 2014

Perdí y gané.

No sé si estoy haciendo algo mal, o si sencillamente mi presencia acabo en tu vida hace mucho tiempo, solo sé que no quiero seguir jugando a un juego en el que siempre voy a perder yo.  Yo te perdí hace mucho y eso sin pensar que nunca te tuve, ni formaste una parte real de mi destino. No quiero arrepentirme porque todo lo que hice fue de corazón, y si he intentado estar en contacto contigo ha sido porque me han convencido muy a mi pesar y a mis lágrimas, de que merecías la pena. Hoy por hoy y visto los resultados, he comprobado que no te apetece preguntarme como estoy, como me siento, ni nada parecido desde hacen varios meses. Lo he intentado, pero necesito al ver tu falta de interés, arrancarte del todo de mi día a día. Tengo que pensar en mi, aceptar la realidad que tengo y desaparecer de raíz. El interés se nota, y tu no tienes ninguno por mi persona desde hace mucho. Intenté acercarme a ti, intenté lo que pude pero me ha quedado claro, que sólo quieres jugar conmigo, y de manera literal. De modo, que prefiero que ganes tú. No me voy a conformar siendo simplemente un contacto mas con el que juegas partidas intercambiando letras después de todo lo que te quise, y de lo mal que lo he pasado. Me quedo con las ganas de que algún día te interesaras por mi, de letras que se amontonaron y que por tu actitud veo que es mejor que guarden silencio para siempre. Voy a desaparecer de tu vida sin dejar rastro, y quedándome solo con las personas que si que quieren formar parte de ella. Te lo dije una vez y está claro que vuelve a ocurrirme, perdiendo, también se gana. Mis mejores deseos son para ti. Hasta siempre.


No hay comentarios: