domingo, 8 de octubre de 2006

un vacío helado

Tu sombra me persigue, me margina, aíslandome de la sonrisa, de la dulce ilusión, de sentir el bienestar del sol en mi piel. un vacío helado. Mi corazón sigue latiendo por inercia. Despierto, camino, trabajo, todo es mecánico, casi sin gasolina, en reserva. Necesito seguir despertando por las mañanas y seguir disfrutando de los colores, de los olores y de los sabores de la vida, cerrar los ojos y escuchar la música del viento, bailarla, sentirla... Prometerme a mí misma que sobrepasaría una luna entera sin derramar una sola lágrima. Algún día.... El ángel de las mil violetas. .................... "¿Conocéis el terror del que adormece? Hasta las puntas de los pies tiembla debido a que el suelo falla y los sueños comienzan." Así habló Zaratustra. Nietzsche

No hay comentarios: