lunes, 18 de diciembre de 2006

Justo entre los ojos

Lo tienes justamente enfrente de ti. Está serio, callado, inmóvil y temblando a la vez. Sus ojos brillan. Ha mojado los pantalones. El charco que tiene a sus pies se llama miedo. Sigue siendo un cobarde. Don Nadie. Levanta el brazo y encañónalo. Apunta justo entre los ojos. Un solo disparo. Que sea certero. A partir de ese momento, ella podrá dormir sin tener que echarle la cadena a la puerta. Cóbrate los golpes, los insultos, su machista valentía por que tú no estabas delante para poder defenderla.

16 comentarios:

enebro dijo...

¿Y no es mejor castrarle??

Eulalia dijo...

Castrar, matar...
¿Por qué no educar? ¿Por qué no enseñar que el hombre no es más hombre por ser violento?
Y, mientras tanto, aplicar las leyes, que no aceptan ni el asesinato ni la pena de muerte ni la castración ni hacer justicia privada.

Igor Heras dijo...

Me ha encantado ¡que violencia mas hermosa! si es que es posible, siempre me gustaron las historias de venganza, me ha recordado a una cancion de Javier Corcobado "Donde no siembra el mal".

Un placer leer lo suyo, ya soy un habitual.

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

..a los don nadies hay que hacerles ver lo que realmente son y evitar que sigan haciendo daño, aunque se mojen los pantalones de su machismo, con sus miedos criminales..

amoremachine dijo...

muchas veces la violecia
machista se caga en los pantalones,
pero suele hacerlo a destiempo,
cuando ya a cometido el mal,

poquito
a
poco cambiará,
lo malo que según los expertos
dicen que almenos tendrá que pasar
una generacón.....

es mucho ¿no?

Céline... dijo...

Como dice eulalia. Aunque yo, soy muy radical, y lo mataría :P
Ah, que yo tengo cuenta blogger pero no todos. Pon que pueda comentar todos que si no me es más difícil :S

coco dijo...

Es triste.

el hombre callado dijo...

Nunca llegaré a entender, que le lleva a alguien a hacer tanto daño a quien supuestamente ama.

Gwathadan dijo...

¡Hola!

Gracias por visitar mi blog (hace mucha ilu), y ten por seguro que me convertiré en un habitual del tuyo, que me ha gustado bastante. Un beso,

Nirth dijo...

El miedo a sufrir hace que ataquemos primero.

Ele dijo...

la violencia no se soluciona con violencia... y el rencor no es un buen compañero de viaje...

Vito dijo...

Yo creo que lo mejor es sacar una foto de sus pantalones mojados y redistribuirla entre todos sus conocidos. Dale donde más le duele, en el orgullo.
Si no quedas satisfecha siempre puedes matarlo. :)

PD: cuánto tiempo...

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Agradecido por tus comentarios y por tu lectura en mi 'blog' te mando un saludo cordial.

Xavi dijo...

a mí también me vino en mente algo relacionado con javier corcobado...

y todavía ando pensando en la imagen o más bien la escena que evocan tus palabras...

un nudo entre los dedos...

Malvado Ventrílocuo dijo...

Ufff, que mal rollo. Este post da mala leche de solo leerlo. Un saludo.

elangeldelasmilvioletas dijo...

el mensaje del texto, es un mensaje de amor realmente, es tener en un segundo en tu mano la moneda para poder pagar,y sopesarlo. gracias a todos por vuestros comentarios, gracias por leer mis pensamientos e intentar entender mis letras, de forma habitual. un beso para todos.