martes, 16 de enero de 2007

1980

Hay cosas que no cambian, la misma sonrisa y los mismo dientes aunque no sean ya de leche, día a día sigo intentando recuperar esa misma ilusión para poder conservarla perenne de cuando tenía tres años, y me gustaba dibujar y cantar e inventarme poesías y canciones, mientras jugaba con mis primas con mi noria de las barriguitas… Recuerdo mi primer día de colegio, llegamos antes de tiempo y mi madre me acerco a la playa, estaba nublado y se escuchaba el mar desperezándose aún, mientras observaba las olas que se entregaban en la orilla subida en la pequeña tapia, brincando de su mano con cuidado de no caerme, observando con cuidado como despertaba… Y aprendí a dar los buenos días al mar, y a que el me contestara con una sonrisa…desde ese día que recuerdo con tanto cariño, cada vez que puedo me escapo a visitarlo, a ese pequeña calita que me vio crecer, y a pesar de los años, seguimos sonriéndonos mutuamente… por saber apreciar su paz, con gotas saladas de gratitud de vida.

10 comentarios:

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

la gratitud es propia de almas grandes.. es entreñable tu relato.. un besito amiga

wukui2312 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
qqqqwwww23 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
piluna dijo...

Precioso relato, intimo, personal... gran forma y capacidad de expresar sentimientos y pensamientos, igual de grande q tu ser... enhorabuena!!!
PD: aun recuerdo cuando al jugar con la noria de las barriguitas mandabas sobre todas las primas que jugabamos...

K dijo...

Siempre he querido vivir junto al mar, disfrutaría con el simple hecho de poder mirarlo cada día y escuchar el rumor de las olas...

Bueno a lo que iba, la ilusión no se pierde, se olvida, es cuestión de ir dándose uno tiempo para poder volver a recordarla y disfrutar poco a poco con las cosas igual que como se disfrutaba en la infancia, o incluso más porque somos mas conscientes de lo que nos rodea, así que no desistas en recuperar lo que es tuyo.

Por cierto, genial el relato :K

Un saludo!

elangeldelasmilvioletas dijo...

jajajajaaja! como habeis podido comprobar, piluna es mi prima y estaba la pobre bajo la dictadura de su prima la mandona,jajaaj no me acordaba de eso! pero si, he sido muy mandona siempre, que le vamos a hacer!
oye, piluna, pero compartía eh? había que hacer lo que yo quería por que era la mayor, pero compartía con vosotras...besos.

piluna dijo...

Bueno, compartías según el momento, el juego, las personas que estabamos a tu alrededor...aunq he de decir que algunas/os entrabamos en el grupo de provilegiados/a...

Arteneus... dijo...

El mar...cuánto nos regala eh?...
A veces los adultos, vamos endureciendo el caparazón de nuestra ilusión...y cada vez menos cosas, hacen surgir las "chirivitas" en nuestros ojos cansados de ver horizontes grises..
pero...tan sólo debes abrir la llave de la puerta que trae de nuevo a esa niña de sonrisa feliz que veo en la foto...
intenta mirar de nuevo a través de sus ojos...al principio verás un poco borroso...pero poco a poco, la nitidez y los colores volverán a ser protagonistas en tus conversaciones con el mar...
Tienes una niña preciosa y llena de ilusiones ahí dentro...estoy segura!!!
un beso...Nieves...

elangeldelasmilvioletas dijo...

Piluna, ejem...jejej no lo intentes arreglar... jeje, ha quedado super claro que soy una MANDONA, y lo he reconocido publicamente...pero siempre he compartido, demasiado diria yo.... Muchos besos a todos!
"La mari mandona de la foto, algunos años después"jajajaja:P:P

el fantasma de la ópera dijo...

Igual de bonita y con esa cara tan dulce que ahora.