martes, 1 de julio de 2008

Está claro que a pesar de los años ninguno de los dos hemos podido enterrar del todo ese sentimiento tan inmenso que nos unió. A veces lo siento dormido entre tus letras y las mías, en nuestro fondo negro, como el color del corazón que se nos quedó al separarnos. El día que dejemos de escribir el uno sobre el otro, será cuando realmente hayamos muerto. Cuando enterremos el último suspiro de algo que aún agoniza.

2 comentarios:

Belén dijo...

No tiene por qué querida amiga, puede ser que lo enterréis antes y os olvidéis...

Besicos

DianNa_ dijo...

Melancolía... no suspires, mejor coge aire y respira hondo y "pa lante".

A mi me encantan los mister también jajajaj
Besos, querida niña^^