viernes, 18 de julio de 2008

Faústico Bosé

Se dice pronto, pero quince años después he vuelto a verlo en concierto. Ha sido mi auto regalo de cumpleaños y una de mis ilusiones este verano. La verdad es que fue muy gracioso ver a tantas puretas rubias descafeinadas todas locas cantando, “puretas” son aquellas quinceañeras que acompañaron a Bosé en su dilatada carrera musical, aquellas fans hoy madres maduritas que tras 30 años de arropar escenarios se saben todas las canciones y recuerdan sus primeros bailes agarraos en los guateques de verano. Me encantan sus letras desde siempre y la imagen en la que simula uno de mis amados ángeles es fantástica. La verdad es que el sonido dejó un poco que desear, pero es que me seguía hipnotizando como siempre, con frases tan sumamente maravillosas que se perdió uno de mis mejores amigos al no poder asistir porque anda liado de oposiciones, al que dedico con todo mi cariño este post.

6 comentarios:

piluna dijo...

Hey nena, ante todo muchas felicidades guapetonaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!! y que mejor manera q celebrarlo q ese pedazo de autoregalo, me alegro tela por ti. Un besazo enorme cariño.

Silvia dijo...

Yo le ví en concierto hará un par de años, y la verdad es que el tío está en plena forma, tiene un pacto con el diablo o algo así??? jajaja.

Bss.

el angel de las mil violetas dijo...

gracias por acordarte de mi cumpleaños. jeje un beso piluna!

el angel de las mil violetas dijo...

esta fenomenal, sereno con los años y es cierto, yo creo que tiene que tener un pacto con Mefistófeles por lo menos.

Mas besos para ti y bienvenida.

MªValle dijo...

Muchisísimas felicidades, con envidia por haber visto a Bosé (estuvo en Sevilla justo cuando me iba unos días, a finales de junio...), y pidiendo disculpas por haber dejado pasar el sábado sin acordarme. Eso me pasa por no entrar todos los días.
Bueno, guapetona, que me alegro que lo pasaras estupendamente y de todo corazón, que cumplas muuuuchos más.
Besitos

Raúl dijo...

Feliz cumple con retraso (como todo lo mío, amiga Mari, como todo lo mío).
Tu amigo no se ha perdido sólo a Bosé, también ha renunciado a tu compañía (y eso sí es renunciar).
Un beso y una flor mi niña