sábado, 8 de noviembre de 2008

Quisiera rozar París después de aprender a pintar tulipanes proporcionados.

A veces te beso en silencio y otras me observas dormida.

Nunca soñé lo que ahora tengo, que los deseos se vuelven realidad, y que el agua vuelve a ser nube.

Una vez volé sobre tus calles... sólo me queda respirarte para seguir muriéndome de vida entre tus brazos.

5 comentarios:

Palmoba dijo...

Estas en Paris??

Eria.. dijo...

Ser una gárgola ha de ser muy triste. Besitos varios.

Belén dijo...

Pues la verdad es que siendo gárgola sería triste estar ahí, pero piensa que siempre verías Paris desde arriba ;)

Besicos

Enredada dijo...

precioso...tu perspectiva es genial.
mil besos

Angel dijo...

Paris paris paris....