sábado, 20 de diciembre de 2008

La pausa del acebo

El egocentrismo de mi timidez se funde tantas veces con el rubor de las palabras enredadas en mis labios, que anidan sigilosas en la calma de mi silencio.

Detrás de estas montañas de papel, no soy nada más que un castillo de piel que vive acompasado por latidos.

Deseando fundirme con el horizonte que me abriga.

Cuando cierro la llave tras mi jornada, vuelvo a sentirme minúscula en el gigantesco globo que habito. Reconfortada de sentirme callada e ilusa en mis suspiros.

Comienza mi respiro vacacional. Mi sueño interminable. Mi mundo de libros, abrazos y pinceles.

Guiñándole un ojo a la mudez temporal de mi despertador.

5 comentarios:

Belén dijo...

Pues disfrútalo! yo por ahora nada, quizá el 30, pero no se sabe :)

Besicos

thoti dijo...

.. que te diviertas muchos y que pases estupendos días en tu "respiro vacacional"..

.. besitos de mis colinas a tus violetas..

Isabel dijo...

Que tengas el placer de disfrutar tu tiempo como tú quieras,amiga.
Sobre todo descansar,dormir,
relajarte;hacer lo que te plazca,vamos...
Qué maravilla eh.
Pues espero que pases también unas fiestas a tu gusto,celebrando que hay muchas cosas por vivir y confio que todas ellas sean buenas.
Un cálido abrazo y mis mejores deseos para ti,amiga.:-)

AdR dijo...

Yo ya no sé lo que son unas vacaciones :) Las llevo teniendo permanentes desde hace tiempo.

Lo que sí sé muy bien es eso de los latidos detrás de un castillo de piel.

Besos

Angela dijo...

Mis mejores deseos, tu descansa, se egoista y que sea solo este tiempo para ti solita y disfrutalo como puedas...

Un beso! te extran~ba :)

Feliz Navidad!!