viernes, 29 de enero de 2010

Bye Bye Mary.

Noto una brisa conocida que me acaricia las mejillas. En efecto, es la brisa de carnaval. La misma que ondea serpentinas y que bendice la lluvia de papelillos de colores. No tengo un maletín mágico sin fondo, pero si personas maravillosas a las que añoraré, que me llevo con tristeza muy adentro. Tengo rumbo, valentía y aquella frase que prueba la causalidad, mientras me alejo de la ciudad gris de los petroleros encallados.

Hasta siempre.

Ha cambiado el viento.

9 comentarios:

Belén dijo...

Espero que, esta vez si, sea el mejor de los vientos...

Besicos

David dijo...

¿Es una despedida?

Mil Violetas dijo...

Belén,

Seguro que si. Siempre hay que pensar en positivo. ;)

Besos

Mil Violetas dijo...

David,

Podría decirse que si...con cariño y tristeza, pero es una despedida.

Besos

yaves dijo...

espero que te vaya mucho mejor

bessitos

Treinta Abriles dijo...

¿Despedida de quién?¿Despedida de qué?

Anónimo dijo...

¡MARY POPPINS!

TreintaAbriles

AdR dijo...

Y ahora sopla fuerte, como se nota que trae nuevas coplillas.

Besos.
P.D.: Tú a mí no me engañas, seguirás escribiendo :)

Adolfo Payés dijo...

Espero que todo marche bien si es una despedida que toda la suerte te acompañe.. y podamos volver a encontrarte..



Un abrazo
saludos fraternos...