martes, 29 de noviembre de 2011

La alianza

Empiezo a entender que la lacra que me acompaña desde hace más de veinte años es una esfera caliente de cristal que a veces arde dentro de mi ansiedad. Intento pasarla sin éxito entre los dedos para no quemarme y sin darme cuenta aumenta de tamaño tanto que a su lado me siento débil y pequeña.
Empiezo a asimilar que es sólo una pequeña esfera comparada con mi fuerza de voluntad, con mi afán de superación, y con esa fuerza tan sublime que me hace levantarme cada mañana de la cama y que me empuja a seguir conseguiéndolo. Cada día es una lucha ganada, cada logro es una batalla con un enemigo traicionero al que tengo sin duda que aliarme, que me acompaña en este ejército de fantasmas. Después de la alianza, ambos ganaremos la guerra.

No hay comentarios: