martes, 10 de julio de 2012

Aire, huele como ella

Soy ese trozo de recuerdo con aroma a flores que te invade cuando cruzas una esquina y una chica que usa mi perfume se cruza contigo. Aire, huele como ella. Aspiras y guardas silencio, pero en la oscuridad del viernes tecleas mis letras extrañas en algún buscador para navegar entre esa mezcla de añoranza y sabor amargo. Yo sigo sentada en la espiral de tus actos bifocales, balanceando los pies y sin olerte desde hace tanto que apenas recuerdo el tono de tu voz, y el calor de tu abrazo. Aire, nadie huele como tú. El olor de mi pelo mojado, me recuerda a aquellos besos fugaces a escondidas, a la vista a las montañas desde mi balcón. Prefiero guardar silencio extraña cada madrugada que mi recuerdo te enreda las yemas de los dedos. No puedo recordar nada malo, no quiero y no lo necesito, sé que lo hubo, igual que un lustro que ha arrancado los meses de los calendarios, la ciudad que no volví a pisar, tus llamadas de números kilométricos, y tus sorpresas para verme sonreír, pero prefiero descartarlo del puñado de recuerdos que me guardo en un bolsillo secreto cerca de mi pecho, mas escondidos que los tuyos, pero a pesar de todo sabes que siempre tendrás un huella en mi corazón.

No hay comentarios: