miércoles, 5 de junio de 2013

El dos.

No me levantes la voz
Ni me levantes la mano
quiero que me levantes el alma.

Quiero que aprendas conmigo
a amar y respetar
todas mis palabras,
todas mis sonrisas,
 todos los besos que te regalo,
 y que te robo sin condición.

Quiero verte reír
y quiero que te bañes feliz
cada vez que te inundo en el riachuelo
del sonido superviviente de mi risa.

Necesito que tus brazos me rodeen
de Enero a Diciembre
y que tu aliento susurre a mi miedo
que todo va a salir bien siempre,

porque desde siempre
entre tu y yo
el dos, no existe.

No hay comentarios: