martes, 15 de octubre de 2013

la noche y el mar

El y yo, la noche y el mar. No hacía falta nada mas para hacerme feliz. Sentados en los bloques que sobresalen de la arena dormida, charlábamos y reíamos cómplices en la oscuridad. El clima aun acompaña tras la caída del sol, pero la soledad de la playa hacia mas perfecta aún si cabía, la postal de la que éramos los protagonistas. Le di las gracias por sacar un rato para verme, y el me robó un beso. Me tomó de la mano y ambos sonreímos, mientras la orilla mecía y bailaba dichosa, al sentirse la única espectadora de una nueva complicidad.

No hay comentarios: