miércoles, 20 de noviembre de 2013

Si de algo tengo miedo, es de abrir los ojos y darme cuenta de que todo lo que estoy viviendo contigo no es un sueño, de modo que prefiero seguir con los párpados cerrados y escucharte respirar a mi lado. Igual que cuando era pequeña y escuchaba un ruido, me tapaba hasta la cabeza y tenía terror a mirar debajo de la cama, mientras se me salía el corazón por la boca del susto. Igual que cuando te abrazo y tu calor me dice que nunca a tu lado, me va a suceder nada malo.




No hay comentarios: