martes, 3 de diciembre de 2013

Café en taza

Llega un momento, en que cambio frases que escucho habitualmente. El " no merece la pena" por " No me compensa". No me compensa un amor que llega viviendo deprisa, con ansiedad y pisando el acelerador porque soy de las que afirman que prefieren amar a fuego lento, sin prisas pero sin pausas, con largas conversaciones plagadas de risas. Quiero que todo sea largo, que el amor sea así de denso para que me de tiempo a disfrutarlo, sin estar pendiente de una sirena que sonará y me dirá que en vez de amar, me estaba tomando un café aguado de máquina. Un vaso de plástico distinto que alberga el mismo sabor rápido que te quema la garganta pero que apenas disfrutas. " El café en taza por favor, me siento en aquella mesa pegada a la ventana. Gracias."



No hay comentarios: