viernes, 21 de marzo de 2014

Llueve sobre mojado

Ha vuelto a llover inesperadamente en mi vida, pero esta vez no me ha pillado por sorpresa. Ahora intento tener cerca siempre algún paraguas pequeño que me cobije mientras pasa la conocida lluvia. Siempre es agua, y conozco el agua desde antes de nacer. Ya nadaba en ella sin abrir los ojos al mundo y ahora tengo que aprender a bailar bajo la lluvia, a aguantar estoicamente los chaparrones en mi corazón cuando veo nubarrones negros que se trasladan encima de mi cabeza, y aguanto la lluvia. 
Lo mejor de que llueva sobre mojado, es que sabes como actuar. Sabes que al llegar a casa te debes cambiar de ropa para no perderle la partida a un buen resfriado, y si tienes el cuerpo frío, darte una ducha reconfortante. Sigue lloviendo sobre mojado, pero ya no me cala hasta los huesos.



No hay comentarios: