sábado, 29 de noviembre de 2014

Primavera

No existen viajes desde Venus a Marte, o por lo menos yo no he encontrado la ruta ideal, ni siquiera para pasar un puente pequeño en el que me enseñen como intentar entender mas a los hombres, que me recomienden libros que realmente funcionen, o que pueda volver al otro lado solo para espiar como se comportan entre ellos cuando están en manada y cuando siendo mas difícil todavía, son sinceros con ellos mismos.
Cuando he creído que alguien merece la pena en mi vida, o tenerla a mi lado mejor dicho sería beneficioso para mi, he luchado dentro de mis posibilidades y mi dignidad por intentar que no saliera de ella. A veces lo he logrado con éxito, con mi ultima pareja no ha sido posible. Sinceramente esperaba en estos meses, por lo menos que saliera de su propia voluntad preguntarme como me encuentro, como llevo el día, sin que fuera respuesta a una misiva mía, pero de oficio, no actuó. Las relaciones son de dos, incluso los acercamientos. Una relación entre dos personas tiene que ser como alguien que toca las palmas, Si le falta una mano, ya no hay ritmo.
Siempre intenté tener primaveras cerca, o por mi risa contagiosa, o por mi voluntad de que mis seres cercanos se sientan bien, sabiendo que pueden contar conmigo. Sólo intento que si necesitas luz, te quedes siempre en flor, dentro de mi primavera.



No hay comentarios: