domingo, 30 de noviembre de 2014

Reacción

Muchas palabras se pierden en el aire porque no encuentran los oídos adecuados. Muchos gestos se guardan dentro del bolsillo por temor al rechazo, o a no disfrutar del momento preciso. Quizás lo que para mi significa una montaña en ti se queda como una mota de polvo. Que por mi no haya quedado el mostrarme como soy, como siento, y como vivo aquí dentro. No me miento, no me ilusiono en balde y prefiero guardar silencio, porque si algo he aprendido, es que si el sonido emitido es suficientemente fuerte en el instante en el que el Universo se alinea para producir eco, lo producirá. Incluso una respuesta inesperada que te asuste por sorpresa y entonces te das cuenta de que tus gestos, tus palabras, tus sonrisas, las pequeñas letras de tu tiempo, no han caído en saco roto. 
Mientras tanto, prefiero guardar silencio, ya pasó la acción, ahora toca reacción. 

No hay comentarios: