sábado, 22 de noviembre de 2014



Tu voz me ha sorprendido sin paraguas en plena calle, y he llegado a casa calada hasta los huesos de nuevo de ti.
 Has sido un chaparrón de sentimientos que no esperaba volver a encontrarme tan dentro.
 Voy a esperar a que la mente se calme, mi corazón se abra y entonces todo será muy diferente..

 Pero de que te quiero, de eso estoy segura.

No hay comentarios: