miércoles, 13 de septiembre de 2017

cajas de colores



No he guardado nada que no me haga feliz, o eso creo. Todavía me queda despedirme de recuerdos. La verdad es que la idea de ver reducido mi volumen de " todo " a una cuarta parte me hace sentirme bien, porque ahora puedo controlar mejor todo mi orden. 40 años ya, y casi 20 mudanzas...y las que me quedan. Pienso en Buda y sus frases repetidas en redes sociales, en naranjas colocadas en pirámide en una frutería, y en una brújula imantada que tiembla de miedo sin rumbo.  Pienso en ti, en mi, en los resaltos que nos zampábamos con la moto este verano, y en el salto que di de alegría cuando pude volver a abrazarte después de tanto tiempo.
Té soluble en agua fría, cajas de colores, mas marrón que negro a mi alrededor y otro viaje sola.  Me imagino paseando por el parque en ropa deportiva, en que cada vez me siento mejor con menos y en que ahora tengo que dejar de pensar un poco y dejar que todo fluya.
Sólo puedo escribir lo que no puedo sentir, ni nombrar : Vértigo.




No hay comentarios: