domingo, 29 de octubre de 2006

Soledad

La soledad es silenciosa, y lleva con esta pobre mortal más de un año, no se ha ido de mi lado.
Al principio la sentía a mis espaldas, como un leve respirar en mi nuca, después se apoyaba en el marco de las puertas y me miraba, con un semblante triste, sintiendo como un castigo el tener que acompañarme día y noche. Mi perra la miraba de reojo, y suspiraba tranquila y resignada. Ya no la mira, ya no está conmigo. A veces me sonríe, a veces se me sienta al lado, y me acaricia el pelo, o la mejilla y me retira alguna lágrima. Sin abrir la boca ninguna de las dos. Ahora me mira desafiante, esta cansada de estar conmigo, conoce todos mis movimientos y ya dejé de ser imprevisible hace muchas lunas. Soledad tiene ansiedad, no quiere seguir aquí, se sube por las paredes, se asoma nerviosa a las ventanas de mi piso. Me mira irónicamente, intentando humillarme y provocarme para que la aparte de mi lado, pero cambié tanto que ya no me muevo ni por impulsos… Ya no me molesta, puede seguir a mi lado siempre, me he acostumbrado a su aliento mentolado y frío. La soledad es bienvenida. Solo quería mi traje de novia y rimel en las pestañas, y ahora la tengo a ella. Ahora tampoco te tengo a tí...sí, a tí. Ahora no estoy sola, estoy con Soledad.
"El ángel de las mil violetas"

3 comentarios:

Hache dijo...

Hola gracias por el comentario, me gustó tu blog, ya me pasaré otro día.

Vi que te gusta Nietzsche, pasate si quieres por www.flowimage.blogia.com, que es una revista que trato de sacar a la luz, y publique un pa de casas de él

Hache dijo...

Está mal la dirección q te pase, es de la siguiente manera:

www.flowimagen.blogia.com

elangeldelasmilvioletas dijo...

Por cierto, todos estos comentarios, los primeros que he ido publicando, son escritos que he ido redactando en los meses anteriores, esperando poder publicarlos aquí. Gracias.