domingo, 5 de septiembre de 2010

La herencia Valdemar

Desde que era muy pequeña he sentido fascinación por el cine de terror,el que te hace meterte en la trama de la película, hablarle a la pantalla de la televisión y decirle a la chica que se salga de la casa, que los ruidos a oscuras con un maníaco suelto en el pueblo no traen nada bueno, y no sentir asco de ver tanta sangre y vísceras, recordando por momentos un plato de menudo gaditano. A mi el gore no me va, ni el vómito verde, ni los despellejes de bichos. Prefiero un terror mas psíquico con mansiones encantadas, fantasmas y apariciones que me hagan saltar del sofá acompañadas de una buena banda sonora. Sin que sean previsibles, por pedir que no quede ya que hace mucho tiempo que no sufro el miedo de tener que encender las luces del pasillo para llegar a mi habitación y el pensar que de noche voy a tener pesadillas. Anoche visioné “La herencia Valdemar” ya que desde su estreno a primeros de año despertó mi curiosidad, pero la coloqué en un puesto de tiempo libre y relax para poder verla. El final fue extraño, incluso decepcionante. Me esperaba más y se le podía haber sacado mucho mas jugo a la historia que empezaba bien, pero se hace larga y tiene un final muy corto. (¿ya está?) incluso llegué a sorprenderme de que fuera española al comienzo, perollegué a buscar una segunda parte, ya que se queda corta de argumento, pero como nota final queda adjudicada como: Mi gozo en un pozo. Es la típica película que te acompaña mientras guardas la ropa en el armario. Tendré que esperar a que estrenen la segunda parte a ver si me entretiene un poco más.

No hay comentarios: