martes, 1 de febrero de 2011

Febrero 2011

Si algo estoy aprendiendo estos días es que el miedo no sirve de nada y que ningún copo de nieve cae en un lugar que no le corresponda. Todo pasa por algo. Hace un año exacto del último traslado de ciudad. Estoy preparando mi nueva mudanza, con la diferencia de que ahora estaré con mi nueva familia. La que he formado en estos últimos meses con todos los cambios positivos que el destino tenía preparados para mi. Ha sido sin prisas, sin pausas y abriendo los brazos a toda la belleza que el universo me tiene preparado.

No hay comentarios: