jueves, 28 de abril de 2011

Quiero ser...

Después de varios días de ser una más de las chicas que nos rebelamos contra lo que no queremos, estoy decidiendo lo que quiero ser de mayor( tan sólo tengo unos 33 adorables veranos), y teniendo en cuenta que la edad para jubilarnos cada vez está mas lejos, creo que me va a dar tiempo de cumplir varios sueños antes de que llegue el momento.

Quiero ser senadora.

Estoy preparándome unas oposiciones para la Junta de Andalucía, y después de intentar ganarle al sueño cada noche una brutal batalla en la que me armo de café, he decidido que no, que no me interesa aprobarlas, que yo quiero ser senadora. ¿ y por que senadora y no astronauta? porque supongo que tendré vertigo, y no me hace gracia la idea de tener que respirar dentro de la pecera esa tan rara, y prefiero ser algo que no sirve para nada, pero que serlo es todo un braguetazo profesional. ¿para que sirve realmente el Senado en España? pues realmente para nada, solamente para tocar los colindrones al gobierno y tener que pedir las cosas dos veces. teniendo en cuenta que su utilidad es practicamente nula, que solo toca donde no debería de tocar y que tienen un sueldo, he llegado a la conclusión de que quiero ser senadora.

Quiero "amar" los tacones.

Exacto. Ahora mismo tenemos una relación amor-odio, más propia de una canción de Pimpinela que otra cosa. Me quedo embobada mirando los zapatos de tacón de los escaparates, sobre todo los tacones de vértigo, pero sólo me imagino andando como unas tenazas con las piernas medio abiertas, cual vaquero del lejano oeste y volviendo a casa con las plantas de los pies negras de venir descalza cual penitencia santera. Me gustaría inventar la formula para que, no teniendo que pasar por veinte gintonics, no me dolieran los pies a rabiar después de una noche de fiesta.

Quiero ser un koala.

Eso mismo: un koala. Para poder dormir 22 horas al día, alimentarme solamente de hojas de eucaliptos y mantener la figura con esta dieta vegetariana, vivir en la poca selva que queda (que seguro que no es peor que esto), y que al ser un animal en extinción, tuvieran mas cuidado conmigo por mantenerme contenta, olvidarme de teñirme el pelo, de depilarme, de la manicura y de la pedicura y que siempre despertara ternura y ganas de abrazarme. Así no tendría que estar delante de los apuntes intentando acordarme de la madre que parió a los senadores, a los diputados y a todos los miembros del Gobierno.

Quiero que los Reyes sean magos de verdad.

La verdad es que, esto me debería ya de importar poco, porque mi parte contratante supera en creces a mi adorado "Duque" ( Miguel Angel Sivestre), ya que han hecho caso omiso a mis cartas reales de los últimos años, pero quiero que los Reyes Magos hagan caso de la Constitución, y que me traigan un trabajo en condiciones ( si, de estos en los que a final de mes te ves apurado comiendo sopita de sobre, y tienes ganas de pillar las vacaciones para descansar), y un pisito pequeño para mi, mis plantas, mis libros, todos mis zapatos planos y mis 200 tiestos( mi parte contratante ya entra en el lote). También me gustaría, reales amigos, que pudieran hacer algo en los corazones de los mandatarios que hacen que cada tarde el telediario me dé mas pena, al comprobar que somos mucha gente y pocas personas, y que por mas guerras que pasen, parece que no aprendemos que lo único que debería de mover el mundo de verdad, es el amor.

No hay comentarios: