lunes, 24 de octubre de 2011

Otoño 11

Adoro la estación de los calcetines de colores desconjuntados del pijama. Hoy ha empezado a llover a ratos durante todo el día, con un lagrimeo inconstante y perezoso que no se despega de las últimas sombrillas y del olor a coco del bronceador. Este fin de semana me he dedicado a sacar la ropa de temporada, a dormir todo lo que me ha dado la gana y más, y a intentar aclar todas las ideas que ebullen atropelladas en mi cabeza. Mañana cuando me baje en la plaza de España para trabajar, espero saborear el olor a tierra húmeda, y a adoquines mojados por los costados, para subir a la oficina. Adoro el otoño, porque Cádiz me recuerda el olor mezclado de la sabiduría de sus calles. Creo que ha llegado el momento, buscaré unas botas de agua.

No hay comentarios: