lunes, 14 de noviembre de 2011

Si tiene que llegar, llegará.

A veces pienso que en determinadas situaciones o rachas que te desbordan, lo mejor es guardar todo el sosiego posible y esperar a que toda fluya sin que nos afecte demasiado. Es mejor quedarse en silencio, mientras los acontecimientos se van ordenando uno tras otro, sobre todo en los que tu mano directamente no puede ocasionar los cambios que tanto ansías, y que te producen frustración. Tengo que seguir caminando sin prisas pero sin pausas, y aprender a tener más paciencia de la que tengo ( que ya es mucha sinceramente) pero necesito aguardar un poco más. A partir de este momento hago mía una frase que anoche me vino a la cabeza, que me repito para intentar que todo esto se vaya haciendo parte de mi. Tengo que aprender a disfrutar de todo lo que tengo entremanos, sin agobiarme por un futuro que me roba las respuestas que pensaba que sabía. Esto es como haberme estudiado un libro distinto al del examen final sin recuperación que tengo delante. Desesperante y triste a la vez. Por lo menos tengo el consuelo de que no soy la única que se encuentra atada de pies y manos en este país, sin poder encontrar un hueco necesario en un futuro demasiado incierto. Si tiene que llegar, llegará.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola cariño,hacia muchisimo tiempo que no entraba pero hoy que he tenido un poco de tiempo lo e echo y he leido varias cosas....sigues siendo la misma pedazo de persona y con el gran corazon q te caracteriza....un besote y me alegro que todo te vaya bien..un besote...de la vecina de algeciras...osirisssss