martes, 11 de noviembre de 2014

Luciérnagas



La luciérnaga cansada de huir y sin apenas fuerzas en sus alas, se giró a la serpiente furiosa, y le preguntó :

¿ Por qué quieres matarme, si no te he ocasionado daño alguno?
a lo que el reptil contestó...

Porque BRILLAS.







Me encanta esta fábula, nunca debo de olvidar, que la oscuridad envidia la luz, y quiere apagarla.

No hay comentarios: