jueves, 6 de noviembre de 2014

Mantel de celebraciones

Voy a comprar un mantel, pero no un mantel cualquiera, sino uno que va a ser muy especial, porque lo voy a usar en las celebraciones que me quedan por delante. Tengo tanto que celebrar, tantas meriendas, cafés, a los que acudir y no parar de sonreír que creo que es uno de los mejores autoregalos que puedo hacerme a mi misma.

Me encantan las teteras desde siempre. Creo que desde que era pequeña tenia una admiración inusual para ellas y la idea de poner un mantel para poder celebrar algo, lo mas insignificante, acompañado de sus tazas, lo hace una ocasión especial. 

Empiezo a celebrar y a dar gracias, por lo que tengo. 


2 comentarios:

Juan Dianes dijo...

Debemos agradecer al Infinito incognoscible todo lo que tenemos y usarlo por medio de la energía divina para el gran objetivo de liberación universal de las almas.

Mil violetas dijo...

Cierto Juan, siempre estamos pendientes y sufriendo de lo que queremos en la vida y que por el motivo que sea no tenemos que terminamos padeciendo por ilusiones y castillos en el aire. Gracias por pasarte de nuevo por aquí, me ha hecho mucha ilusión.