sábado, 20 de mayo de 2017

El muelle.



No te pediré nada que yo no pueda darte, necesito la paz de un amor sano, que colme de serenidad mi corazón. Necesito que compartas mi piel cuando sufro, y que recuerdes cuando yo auxilié tus heridas. Desterremos el miedo, las dudas, el rencor, el orgullo donde la memoria ya no puede abrir los ojos. Necesito que sólo suspiren en tu alma, los momentos felices. Nada mas importa ya, en este muelle abarrotado donde partimos en barcos diferentes, donde mi sol alumbra tu noche, y donde nace y muere al mismo tiempo el mirar atrás con los ojos llorosos en la última despedida.



No hay comentarios: