sábado, 27 de mayo de 2017

Zero




No puedo esperar algo que no va a llegar. 
No es justo, ni para mi alma, ni para mi corazón encogido, ni para mi dolor.
Ahora es cuando empiezo a creer que todo esto es cierto, que se acabó y que debo continuar sola por mucho que siga llorando. 
Recuerdo el cuento del lobo, cuando llegó por sorpresa del niño incordio, pero en mi caso en vez de ovejas, ha arrasado con todas mis ilusiones.
Ahora es zona Zero.
Aceptar y seguir, colgar los guantes rojos de boxeo.
Desde antes de nacer hasta hoy. 
He perdido tanto que ya no tengo ganas de seguir extraviando amor.

No hay comentarios: